Así vivimos el #8marzo2019 en Paz con Dignidad

69 0

Una semana después del #8marzo2019, del apoyo a la huelga de cuidados, de consumo, laboral y educativa, de publicar nuestro Manifiesto, queremos compartir cómo vivimos esta jornada desde algunos territorios de Paz con Dignidad.

¡salimos a la calle!, lo vivimos, los disfrutamos y queremos con estas líneas y estas imágenes recordad que ¡¡si nosotras paramos, se para el mundo!!

Post #8marzo 2019- territorios Paz con Dignidad

La huelga feminista este año no sólo se celebraba el #8M, la Comisión 8M en los diferentes territorios organizó una hoja de ruta en el que a lo largo de los días previos se desarrollaban actos y reivindicaciones que enfrentaban diferentes caras del patriarcado. En Madrid se desarrollaron “8 días de revuelta feminista” para señalar a los CIEs como parte del racismo estructural del sistema, visibilizar la crisis de cuidados a través de una carrera popular por las calles de Madrid, denunciar que la justicia no repara las violencias que sufren las mujeres sino que las cuestiona las niega inundando a reclamaciones el Consejo General del Poder Judicial. Y también se organizó una concentración frente a tiendas de Inditex y El Corte Inglés para señalar las ganancias que consiguen las grandes cadenas del textil a partir del patriarcado: elevada explotación laboral y salarios que no permiten una vida digna, fortalecimiento de un modelo consumista que profundiza la crisis ecológica, imposición de modelos estéticos que encorseta la libertad de las mujeres… por eso, el 7 de marzo gritamos “¡Vuestra moda, nuestras cadenas!

La huelga laboral, de consumo y de cuidados del viernes #8M empezó en Madrid con un piquete ciclista en el que más de 200 mujeres visibilizamos la huelga feminista. A través de la ocupación con nuestras bicicletas del Paseo del Prado, Castellana, Génova, Cuatro Caminos, Gran Vía… el pelotón mostraba otra forma de moverse por la ciudad en hora punta que hacía frente a la velocidad y la contaminación de los coches y las motos. Era emocionante ver el poder que tenía el colectivo para pacificar a su paso el tráfico, para acabar por un tiempo con la agresividad de la movilidad motorizada en una gran ciudad. Claro, esta “pacificación obligada” generaba tensiones entre conductores, así que la forma de gestionarlo era a través de la calma, el humor y las consignas como “Ahora que estamos juntas; ahora que ya nos veis: ¡Abajo el patriarcado que va a caer, que va a caer!; ¡Arriba el feminismo que va a vencer, que va a vencer!”

Bicipiquete #8M Madrid

El piquete ciclista finalizó a mediodía y seguimos ocupando las calles y plazas con concentraciones, flashmob, conciertos, intervenciones de los colectivos feministas que han estado organizando este #8M y con picnic colectivos. A lo largo del día una red de puntos de cuidados llevados por hombres abrían espacios para que se pudiera descansar, comer, beber, dejar bultos… En las plazas éstos llevaban ollas de comida y bocadillos que se habían hecho en los puntos de cuidados. El concierto del coro feminista Malvaloca en el Centro Social de Comunes Urbanos “La Ingobernable” nos enseñaba algunas de las canciones que luego iban a animar la manifestación que transcurría de Atocha a Plaza de España. Estas manifestaciones han sido, con diferencia, la mayor demostración de movilización social en los últimos años y en 2019 ha seguido creciendo. Miles y miles de personas recorrían las calles madrileñas expresando queno hay vuelta atrás, como dice la canción que hizo Ahora Muhé para el #8M: «El silencio ahora es coraje. Hoy paramos porque hay mucho que tejer. Y esta huelga es imparable».

Erika González

Extremadura mide 41.635 Km2, con una densidad de 25, 71 habitante por kilómetro cuadrado. El 50´34% de sus habitantes son mujeres, de éstas nace una gran fuerza violeta, suficiente para mover la tierra y sembrar un nuevo horizonte, más solidario, más sororo, más feminista.

Desde el norte hasta el sur, desde el este hasta el oeste de nuestro territorio, las muestras de reivindicación se fueron sucediendo a lo largo de la semana del 8 de marzo. Las plazas de nuestros pueblos, las avenidas de nuestras ciudades, un año más, fueron testigos de las miles de mujeres que pararon para decir basta, a través de lecturas públicas, de la recuperación de la memoria cultural e intelectual de las mujeres a lo largo de la historia, de conversatorios sobre la diversidad o del arte para la defensa de los derechos de las mujeres.

Cáceres teñida de morada, desde Cánovas a la Plaza Mayor “si nosotras paramos, se para el mundo”. Badajoz, no fue menos, respaldada además por el colectivo estudiantil pacense, donde se podían leer las pancartas con reivindicaciones como estas: “somos las hijas de las empleadas domésticas que no dejaste venir”, «calladita no estás más guapa». Y en ciudades más pequeñas como Plasencia o Mérida, y los pueblos más rurales de región, la jornada también fue intensa, y esto ha sucedido porque las semanas previas se han coordinado distintas actividades desde las asambleas regionales para descentralizar la acción feminista y dar visibilidad a las mujeres rurales – «nos queremos libres e iguales en la diversidad»

Múltiples actividades se dieron a lo largo de la semana: exposiciones, rueda de prensa, charlas coloquio, recitales de poesía, taller de los cuidados, taller de pancartas, mesas informativas, etc., culminado la noche antes con mandilada (colocar mandiles a las estatuas) y la vigilia por todas las mujeres desaparecidas convocadas en varias de las ciudades de la región la noche antes. El viernes 8 de marzo, se vivió con festividad y emoción, se llevó a cabo caceroladas, pinta caras y  manifestaciones estudiantiles a primera hora de la mañana, taller de pinturas en mandiles para llevarlos a la manifestación, comida popular, mesas informativas hasta llegar a la marcha, donde no falto en “micro abierto” para gritar las reivindicaciones. El día terminó con la lectura de manifiestos y diversas actuaciones.

Y fue así, acto tras acto, que se fueron sumando los pasos, que formaron esas mareas violetas la tarde del 8M, más de 25.000 personas en toda Extremadura salieron a la calle, 30.000 personas, según fuentes oficiales, si contamos también las personas asistentes a actos relacionados con el 8M a lo largo de la semana.

Los datos hablan, en Extremadura hay una gran fuerza violeta, que ha movido la tierra y no está dispuesta a perder ese nuevo horizonte, más solidario, más sororo, más feminista.

Beatriz Jimenez y Fany Castillo 

El pasado 8 de marzo el movimiento feminista consiguió desbordar una vez más las calles de Euskal Herria. Esta vez, además de movilizaciones masivas en las capitales, ha habido centenares de acciones en pueblos y barrios, demostrando la fuerza y descentralización del movimiento feminista.

Así, la mañana de la huelga, Bilbao colapsó con varias columnas que desde los barrios confluyeron en la ría, y durante todo el día se sucedieron las acciones destinadas a visibilizar las diferentes facetas de la huelga: cuidados, laboral, estudiantil, consumo y pensionistas. Además, este año una red de «espacios de cuidado» gestionados por compañeros, ofrecía espacios en los que descansar, tomar un café, dejar a las criaturas o comer. Entre ellos nuestra sede se convirtió por un rato en un espacio donde las huelguistas recuperaron fuerzas tras los piketes de la mañana.

Aún con resaca emocional por todo lo vivido, por sabernos acompañadas de tantas mujeres de diferentes edades, razas, procedencias, orientaciones sexuales… escuchamos a dirigentes políticos intentar apropiarse de un movimiento que es inapropiable, que ha demostrado que es anticapitalista y anticolonialista, y ha situado en su centro la denuncia de un modelo de cuidados explotador del que las instituciones vascas también son cómplices.

“Patriarcado y capital, alianza criminal” una de las frases más coreadas en la manifestación de este año. La preparación de la jornada huelga ha contado con más participación si cabe y se han generado muchas más actividades en cada localidad, tanto previas como para el 8 de marzo. Desde que el pasado 15 de enero las andaluzas, apoyadas por feministas de todo el mundo, gritáramos “ni un paso atrás en igualdad, nuestros derechos no se negocian” se han sucedido las asambleas de mujeres en muchos municipios, en centros de enseñanza, sindicatos, incluso en centros de trabajo públicos y privados. Se ha dado el caso de más de una mujer empresaria o directiva de una empresa animando a sus trabajadoras a participar de la huelga.

También ha tenido calado la reflexión acerca del papel de los hombres en esta jornada de huelga, y se ha generado mayor participación de hombres en la manifestación e iniciativas de grupos concretos, dejando el protagonismo a las mujeres, asumiendo tareas de cuidados y facilitando la participación. Como ejemplo: en un instituto público de enseñanza secundaria, después de varias asambleas de alumnas y profesoras, además de secundar la huelga, han generado varias actividades previas de concienciación y han provocado que los profesores (en masculino no inclusivo) hagan una caja de resistencia para compensar económicamente a sus compañeras en huelga. Otro ejemplo, la pancarta de un joven en la que podía leerse “lo que ellas dicen” con varias fechas señalando hacia fuera. Cabe destacar que esta participación masculina ha sido motivada, o forzada de alguna manera, por la firme determinación de las mujeres de ocupar los espacios que les han sido negados y ello obliga a los hombres a delegar y asumir otras tareas y espacios hasta ahora poco valorados.

Las manifestaciones en general han contado con más participación si cabe que en 2018, incluso dándose la circunstancia de que en muchos municipios pequeños se ha optado por organizar manifestaciones y concentraciones propias en vez de participar en la manifestación en la capital de provincia. Una de las iniciativas que más ha llamado la atención ha sido el “espacio para las ausentes” que se ha dejado en algunas de las manifestaciones. En Andalucía las mujeres jóvenes vienen pisando fuerte, apoyadas y formadas por mujeres, o colectivos, que llevan “toda la vida” impulsando el movimiento feminista andaluz.

Mari Carmen Gutiérrez

Contrariamente a como sucede en otras latitudes donde en el 8M se considera que no hay nada que celebrar, más bien reivindicar y combatir la opresión y violencias de género,  desde Kolda Senegal se concibe como celebración, porque como dice Marie Baldé vicealcaldesa de la aldea de Iliao Kolda Senegal,  este día se las concede respeto. Varias mujeres ante el micrófono y mujeres de la aldea sin presencia apenas de hombres se mostraron libres al expresarse, y se respiraba derechos y liberación.

Hoy, una semana después del 8M, en las aldeas cercanas y en la aldea de Iliao, lo acontecido y expresado este día sigue dando de qué hablar, pensar y por ende, esperemos que también, de qué actuar.

Ander Aranguren

Senegal #8M

En Palestina, la Unión General de Mujeres Palestinas convocó diversas concentraciones reivindicativas el día 6 de marzo en dos puntos estratégicos en la actual lucha del pueblo palestino. Una en el poblado beduino Khan Al Ahmar, bajo amenaza inminente de desmantelamiento por parte de Israel. La otra en la Franja de Gaza, donde las mujeres se posicionaron una vez más a favor del derecho al retorno y la autodeterminación, reclamaron poner fin a la división interna de la sociedad palestina y contra la normalización de la ocupación.

El día 8 de marzo, se celebró un evento cultural donde las alumnas de la Escuela de Circo Palestina fueron las protagonistas con un espectáculo homenaje a la mujer palestina. 

Elizabeth Masero Visiga

Entradas Relacionadas

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres contactar con nosotros?

Nombre (requerido):
Correo electrónico (requerido):
Mensaje:
Información básica sobre Protección de Datos
Responsable Asociación Paz con Dignidad
Finalidad Atender a su solicitud de contactar con usted
Legitimación Consentimiento expreso
Destinatarios No se cederán datos a terceros.
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional
Información adicional www.pazcondignidad.org/politica-de-privacidad/