Delegación vasca en PalestinaUna delegación vasca, integrada por Marta Ares Godoy, directora de la Agencia Vasca de Cooperación y responsables de las ONGD Solidaridad Internacional, Paz con Dignidad y Mundubat, visitó la semana pasada [del 4 al 9 de julio] Palestina, en el marco de una misión auspiciada por la Agencia de NNUU para los refugiados palestinos (UNRWA), de la que ha formado parte asimismo una representación del Parlamento Vasco. Los objetivos de este viaje se han centrado en verificar la situación de los derechos humanos en Cisjordania y Gaza, así como visitar proyectos actualmente financiados por el Gobierno Vasco.

La delegación ha podido conocer las graves consecuencias del muro de separación levantado por Israel en Wadi Qelt, Budrus, Al Walaja, Qalquilia y Jerusalén. Ha visitado los campos de refugiados de Jalazone y Kalandia, así como a la comunidad beduina de Greater Jerusalén, completamente aislada del resto de Cisjordania por una arbitraria decisión israelí y la ciudad de Hebrón, y cuya realidad simboliza la ocupación en territorio palestino. La delegación también ha recorrido las colonias judías de Gilo, Har Homa, Nof Tizón y Armon Henatzib, que son parte de la expansión sionista de Jerusalén. La agenda de parlamentarios y cooperación vasca contemplaba visitar la franja de Gaza, lo que fue prohibido por el Gobierno de Israel.

La visita ha permitido conocer en el terreno las consecuencias de la ocupación que, apoyándose en la fuerza militar, prosigue la colonización de los territorios palestinos por población judía armada (colonos) a costa del desplazamiento forzoso y/o expulsión del territorio de las comunidades palestinas originarias. Este proceso, que busca la inversión demográfica de Cisjordania y Jerusalén, está provocando una realidad de desastre humanitario en los campos de refugiados, que padecen necesidades básicas, al tiempo que divide y desestructura familias y poblaciones. Campos de refugiados y pueblos palestinos han sido rodeados por un muro de 707 kilómetros que los aísla a unos de otros e impide el libre movimiento de sus habitantes, que no pueden acceder a campos de cultivo o lugares de trabajo y estudio.

Los habitantes de estos pueblos y campamentos ven vulnerados y negados sus derechos en una estrategia sistemática de castigo, que se concreta en la ausencia de libertad de movimientos, la demolición de casas y el control del agua y la energía. Precisamente, la negación del permiso a la delegación vasca para entrar en Gaza puede entenderse por el interés israelí de evitar que sus integrantes pudieran ser testigos del grado extremo de violación de los derechos humanos a que están sometidos un millón y medio de hombres y mujeres que sobreviven en condiciones de gueto.
La delegación ha podido valorar, en este contexto, el trabajo positivo de la cooperación vasca en el ámbito del fortalecimiento de comunidades y organizaciones palestinas que resisten pacíficamente a la ocupación, así como en la esfera de la promoción de los derechos humanos y de ciudadanía. Los proyectos que se desarrollan en la zona ayudan y acompañan los procesos sociales, y el desarrollo de acciones conjuntas, como el reciente foro social celebrado en la ciudad de Hebrón, es un buen ejemplo del camino que quiere hacer la cooperación vasca.

La cooperación vasca apoyando a las mujeres y a los jóvenes, fortaleciendo la atención sanitaria y la educación de la población palestina, así como a través de la ayuda humanitaria, está realizando un buen trabajo que cabe atribuir muy especialmente a la profesionalidad y compromiso de nuestros cooperantes en el terreno.

La delegación de la cooperación vasca quiere dar testimonio de la falta de libertad de la población palestina. Las consecuencias de colonias ilegales, puntos de control, el muro, la segregación de carreteras, así como leyes injustas y órdenes militares arbitrarias son claras: han supuesto, no solo el aumento de los refugiados -más de cinco millones en todo el mundo-, sino también cambiar la naturaleza del territorio palestino, creando comunidades separadas y aisladas entre si y desarrollando con impunidad un sistema de apartheid del cual es víctima la población palestina.

Permitir que Israel se sustraiga al derecho internacional supone apagar la ultima oportunidad para la paz en la región. Por ello, la delegación pide a la comunidad internacional la puesta en marcha de iniciativas multilaterales orientadas a proteger los derechos humanos y a encontrar una solución justa, basada en el cumplimiento de la legalidad internacional asumida por Naciones Unidas. En consecuencia, desde la solidaridad internacional vasca nos comprometemos a trabajar conjuntamente para mejorar y coordinar nuestros proyectos en el terreno, acompañar a las organizaciones palestinas e israelíes que defienden desde la pluralidad política una resistencia no violenta y a realizar acciones de incidencia política y sensibilización en Euskadi. 

 


MÁS INFORMACIÓN:

Asociación Paz con Dignidad
Gran Vía, 40 - 5ª planta , oficina 2. 28013 - Madrid
Telf. y Fax: 915233824
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


 

Septiembre 2017
D L M X J V S
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Revista Pueblos

Our website is protected by DMC Firewall!