Relatos- así fue como paramos las mujeres del mundo el #8marzo2018

991 0

Paz con Dignidad apoyó la huelga de #8marzo2018,  apoyó la huelga de cuidados, de consumo, laboral y educativa. Las mujeres trabajadoras de esta Asociación expusimos en este Manifiesto nuestros motivos para sumarnos, y para acabar la jornada ¡salimos a la calle! y aquí os contamos como lo vivimos, porque lo disfrutamos y queremos recordad que ¡¡si nosotras paramos, se para el mundo!!

 

En Madrid- por Erika González

En Madrid fue una jornada de lucha emocionante en la que el movimiento feminista ha salido muy fortalecido. A las 00:00h del miércoles al jueves empezamos con la cacerolada en Sol. A las 10:00h de la mañana, salíamos 200 mujeres en bicicleta para recorrer las calles de Madrid reivindicando la huelga feminista y la lucha de las mujeres. Salíamos de Cuesta de Moyano para ir a Cibeles, Alcalá, Ventas, Goya, de nuevo Alcalá hasta llegar a Sol. Se hicieron paradas para cantar y bailar flashmob con canciones llenas de reivindicaciones y humor.

La huelga de consumo se notó en el picnic que tuvo lugar en la Cuesta de Moyano, cientos de personas compartiendo comida y bebida. Y también hubo comida hecha por los compañeros de La Ingobernable. Y a las 19:00h ya estaba El Paseo del Prado y Cibeles abarrotada de gente. Muchísimas personas, como pocas manifestaciones, gritando si nos tocan a una nos tocan a todas.

 

 

En Extremadura- por Beatriz Jiemenz y Fany Castillo 

En Extremadura el #8marzo2018 comenzó simultáneamente en la ciudad de Badajoz, Cáceres y Mérida a las 00.00h de la noche, en una vigilia feminista convocada para homenajear a las mujeres represaliadas por el franquismo.

Amaneció Extremadura con delantales colgados en los balcones, con hermanas reunidas y unidas, preparando el camino a las manifestaciones que tuvieron lugar en 4 de las ciudades más pobladas de la región, aunque en muchas pequeñas localidades, de las cuales de eso sabe Extremadura, se convocaron pequeñas iniciativas invitando a la participación de todas y todos: pasacalles, comida colectiva, cine tertulia, marcha reivindicativa, talleres y actividades en espacios públicos, performance, concentraciones, etc. En Badajoz un total de 4.500 son las que recorrieron las calles de Badajoz y de 5.000 en las calles de Cáceres. “Si nosotras paramos el mundo se para”, decían la pancarta principal, acompañada de otras más reivindicativas, muchas de ellas elaboradas de manera improvisadas sobre cartón “somos el grito de las que ya no tienen voz”, “yo elijo con quién me visto y con quién me desvisto” “nos quitaron tanto que nos quitaron hasta el miedo” junto con frases gritadas en voces sobre todo de chicas muy jóvenes“No es no, lo otro es violación”, “Yo sí te creo”.

Emocionante jornada la que vivimos el pasado jueves, en la que la naturaleza nos regaló la lluvia mientras las manadas de vida sumaban su fuerza colectiva, y llenaban las calles extremeñas de lucha feminista, demostrando este pasado #8M que al patriarcado lo miramos de frente.

 

 

En Andalucía- por Mari Carmen Gutiérrez y Teresa Pérez

En cada rincón de Andalucía se sucedieron los actos de conmemoración o reivindicación del #8marzo2018 como día de lucha feminista y por la igualdad de oportunidades. Fueron muchas las mujeres que respaldaron la huelga feminista en el ámbito laboral, generando debates y controversias con hombres y con las propias empresas.

La huelga de cuidados supuso un verdadero reto para las mujeres y una sociedad que está demasiado acostumbrada al reparto desigual. De forma individual o colectiva se buscaron alternativas y algunos hombres asumieron tareas de cuidados para permitir a sus compañeras liberarse de ellas, al menos por un día.

Ha sido muy emocionante ver las iniciativas que se sucedían en torno a la huelga: conversaciones de calado entre compañeras de trabajo, enfrentamientos en empresas donde no se comparte la misma visión, comidas familiares preparadas por hombres, falta de empatía por parte de otros, delantales en ventanas, abuelos que se quedan con nietos para que las mujeres de la familia disfruten de las actividades de ese día, autobuses de mujeres de pueblos que ese día llegaron tardísimo a casa y miles fotos corriendo por las redes… En las capitales de provincia y en los pueblos hubo actividades a lo largo de todo el día y por la tarde se sucedieron las manifestaciones, con una asistencia más allá de lo previsto, a pesar de la lluvia.

La masiva presencia violeta en las calles, la emoción desbordada entre mujeres de todas las edades que e encontraban, algunas por primera vez compartiendo espacios y las expresiones artísticas como forma de activismo inundaron ese día.  El proceso de debatir, cuestionar, plantearnos alternativas y permitirnos soñar que podemos vivir de otro modo es lo que está formando el camino del cambio. Estamos escribiendo la historia con nuestra propia letra  Llegada de la marea feminista a la plaza de la Corredera en Córdoba

 

 

En Euskadi- por Andrea Gago Menor y Júlia Martí

Las cifras y las palabras se nos quedan cortas para describir lo que pasó el #8marzo2018, la sororidad, complicidad, emoción, sonrisas y gritos son imposibles de cuantificar. El 8M ha sido un punto de inflexión también en Euskal Herria, las movilizaciones de la mañana y de la tarde fueron masivas y sobrepasaron todas las expectativas. Queríamos una huelga que desbordara y lo conseguimos, el 8 de marzo volvió a ser un día reivindicativo y combativo, demostrando que los discursos vacíos ya no nos sirven. Además, las imágenes que deja la jornada del 8M demuestran todo el trabajo colectivo que se está construyendo pueblo a pueblo, este 8 de marzo ha servido indudablemente para fortalecer y extender el movimiento feminista. Fue en Bilbao la manifestación más numerosa, pero no dejaron de llevarse acabo acciones en cada rincón de Euskadi.

El jueves #8marzo2018 era día de mercado en Laudio (Araba, Euskadi). En la plaza, algún grupito de hombres con bolsas y otro grupito con carrito de bebé, casi ninguna mujer y menos de la mitad de los puestos habituales.
Ellas estaban a veinte metros, bloqueando una calle, llenando las escaleras, gritando y cantando. Mujeres de todas las edades, alguna mayor con cara de no creerse del todo que era posible esa buena energía. Gora borroka feminista.

 

 

En Bogotá, Colombia- por Lara Gil Menés

Desde hace un mes, el movimiento feminista de Bogotá se reúne cada jueves en la Universidad Nacional para organizar el paro del #8marzo2018 a las afueras de la ciudad, en una parada de Transmilenio (sistema de transportes de Bogotá) por la que pasan las mujeres trabajadoras de vuelta a sus casas. La idea de los colectivos es descentralizar el movimiento y llegar a las mujeres por las que se pretende luchar, en este caso lo que se reivindica es la lucha y resistencia de las mujeres en Latinoamérica. En paralelo la alcaldía organiza una agenda institucional y las organizaciones de mujeres convocan un paro en el centro de la ciudad.

A las 15:30h el parque de los hippies se va tiñendo de morado, organizaciones de mujeres (Sisma Mujer, Humanas, la Mesa por el derecho a decidir, etc) y las principales representantes del movimiento feminista colombiano visten sus camisetas y pañoletas moradas reivindicando el cese de los feminicidios y el acceso al aborto seguro. En un momento, animadas por el sonido de la batucada, nos lanzamos al semáforo de la avenida principal con la idea de parar el tráfico. Poco a poco la carretera se va haciendo nuestra, a la vez que aumentan los pitidos y los insultos desde los coches. Tras idas y venidas, al final decidimos sentarnos en medio de la carretera y esperar, el objetivo era pararse y se logró.

Horas después en el Portal de la 80 los diferentes colectivos organizan sus acciones. El Observatorio contra el acoso callejero lleva tizas preparadas para rayar la plaza del portal que da justo a un gran centro comercial. Las mujeres farianas alzan una enorme pancarta. Las de la pedagógica preparan sus bengalas y La Manada Callejera espera los tambores perdidos en medio del tráfico bogotano. La actividad comienza con un gran cirulo en el que nos juntamos a cantar las viejas consignas y algunas nuevas.

ALERTA, ALERTA, ALERTA QUE CAMINA LA LUCHA FEMINISTA POR AMÉRICA LATINA.

QUE TIEMBLEN, QUE TIEMBLEN, QUE TIEMBLEN LOS MACHISTAS QUE AMÉRICA LATINA SERÁ TODA FEMINISTA

 ABORTO, ABORTO, ABORTO LEGAL, JUNTANZA, SANACIÓN, DECISIÓN Y LIBERTAD.

LA IGLESIA EN SUS PÚLPITOS DICIENDONOS QUE HACER, NOSOTRAS EN LAS CALLES NO NOS DEJAMOS VENCER.

PODER, JUNTANZA, DECISIÓN Y REBELIÓN, INVOCAMOS A LAS BRUJAS QUE QUEMÓ LA INQUISICIÓN.

Tras los cantos vamos colocando las pancartas en el suelo, algunas mujeres en pequeños círculos cargadas con los esténciles y los botes de pintura rayan el suelo con frases feministas. El colectivo de las whipalas lleva sus torsos descubiertos y la cabeza cubierta con pañuelos de colores, en sus espaldas están escritos los nombres de mujeres lideres asesinadas y en su pecho izquierdo pintado un gran corazón. Poco a poco van creando un mandala con flores en suelo en el centro del círculo. En ese momento, desde el puente que une los dos lados de la autovía de la 80, se oyen unos tambores: la Manada va bajando hasta llegar al círculo y rodear a las whipalas. Los tambores y las bengalas invocan la fuerza de las mujeres que lucharon por la defensa de sus derechos y del territorio. Entre cantos y fuego la multitud sigue reunida en el círculo hasta que se hace completamente de noche. Con la gente regresando a sus casas en el círculo quedan las chicas de la Manada que empiezan a reivindicar el lesbianismo político y feminista, y la representación de las mujeres trans. A ellas se suman la rapera y activista gorda Yela Quim, junto con sus compañeras Las Parceras, un colectivo dedicado a acompañar el aborto en los hogares, hacerlo gratuito, libre y autogestionado. Junto a los tambores y con un amplificador se cierra la jornada con una sesión de improvisación sobre aborto y violencia estatal.

Ya a las 10:00h de la noche, exhaustas algunas van a tomar una pola (cerveza a la colombiana) para celebrar, y otras nos vamos a casa sabiendo que, aunque no ha sido tan multitudinario como en otros lugares, en Bogotá el #8marzo2018 ha estado cargado de rabia, lucha y dignidad. Que el activismo feminista está organizado y sabe hacer mucho ruido.

 

 

En Medillín, Colombia- por Blanca Lucía Valencia

Destacar las mujeres en Medellín, de la Corporación Vamos Mujer, uno de los colectivos que más visibilizaron el #8marzo2018 en la ciudad, junto con Coorporación Con-Vivamos, una organización con la que Paz con Dignidad trabajan en  proyecto de construcción de paz desde las mujeres urbanas.

No permitamos más violencias contra nosotras, denunciemos. No necesitamos flores ni regalos, ni felicitaciones, simplemente que no violen nuestros derechos. Que no nos sigan matando.

 

En Palestina- por Elizabeth Masero Visiga

La plataforma deportiva Derecho al Movimiento organizó el #8marzo2018 marchas de un kilómetro en diferentes ciudades palestinas con el objetivo de poner el foco y mostrar solidaridad con las mujeres palestinas en cárceles israelíes. Según la organización de Derechos Humanos palestina, Addameer, a día de hoy 62 mujeres palestinas están en prisiones israelíes, 6 de ellas niñas y 3 con orden de detención administrativa. Además, el día anterior, las mujeres palestinas marcharon desde el campo de refugiados de Qalandia (al sur de Ramallah) en dirección a Jerusalén  hasta uno de los controles militares más grandes a través de lo que Israel controla la vida de la poblacion palestina. Además de reivindicar su papel en la sociedad, sus consignas fueron contra la decisión de Donald Trump de reconocer Jerusalén como la capital de Israel y para reclamar el fin de la ocupación, el derecho al retorno y autodeterminación así como la liberación inmediata de las y los prisioneros palestinos en cárceles israelíes.

Foto del colectivo de mujeres WWSD (Palestinian Women Working Society for Development)

 

En Guatemala- por Magadalena Ferrín

La marcha transcurrió sin particularidad y terminó en el parque central de la ciudad de Guatemala, donde había un toldo con escenario desde el que se leyeron Comunicado #8marzo- Guatemala. Este día para Guatemala ha sido el aniversario de la tragedia Del Hogar Virgen de la Asunción, del incendio que afectó a 56 niñas y adolescentes encerradas por protestar (41 de ellas murieron). Tristeza e indignación invadieron el ambiente, mientras se realizaban diversas actividades conmemorativas y de exigencia de justicia.

En la foto, llegada de las niñas de la marcha de los 41 kilómetros a la instalación en conmemoración de las niñas quemadas. #NoLasOlvidamos #NosDuelen56

 

En El Salvador- por Lidia Jiménez

El paro feminista mundial convocado enel marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, inició en El Salvador con actividades desde el 7 de marzo a las 7:00 pm. Las organizaciones de mujeres y feministas han conmemorado la lucha exigiendo al Estado el cese de la violencia institucionalizada sobre nuestros cuerpos y territorios.

En la marcha de mujeres: Caminamos sin miedo, nos tomamos la noche para reivindicar el espacio público y reconocer a las mujeres que no pueden hacerlo: las desaparecidas, las asesinadas.De negro riguroso, porque estamos de luto por ellas, para y por las 469 del 2017 hicimos la instalación simbólica de mariposas negras en el monumento a la Constitución y pasamos lista para visibilizar y sentir su ausencia.

El día #8marzo2018 Unas 3000 mujeres nos tomamos las calles de San Salvador para denunciar todas las violencias machistas que enfrentamos.El paro se orientó a la aprobación de las 4 causales para la despenalización del aborto, la aprobación de una Ley de identidad para las personas transgénero y la denuncia de las violencias ejercidas sobre las mujeres y población diversa.

Teodora Vásquez, quien tuvo un aborto espontáneo y fue condenada sin pruebas por el supuesto homicidio de su hijo, excarcelada hace solo tres semanas, también participó en la marcha. Su condena de 30 años fue conmutada por la Corte Suprema de Justicia en febrero de 2018. Es el último pulso ganado a un Estado que no garantiza el derecho a la salud y vida de las mujeres y que castiga con hasta 40 años de cárcel a aquellas que abortan incluso cuando lo hacen por complicaciones en sus embarazos.

Para concluir las actividades del día, en la delegación de Paz con Dignidad-El Salvador se generó un espacio de reflexión en torno la vulneración de los derechos humanos de las mujeres desde un enfoque vivencial.

 

Entradas Relacionadas

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres contactar con nosotros?