La crisis eléctrica pone a Gaza al borde del desastre según Naciones Unidas

275 0

Gaza, febrero 2018.- Desde marzo, Gaza vive prácticamente a oscuras como ya os contábamos, cuando no dependiendo de combustible que en aproximadamente 7 días puede ser inexistente en la Franja de Gaza, lo que imposibilitará aún más la provisión de los servicios más básicos: salud, agua y saneamiento, impedirá el desarrollo educativo de niños y niñas o el económico del tejido empresarial gazatí ya suficientemente golpeado por el bloqueo israelí que dura más de 10 años.  El hospital público de Beit Hanoun ha dejado de proveer servicios médicos a 300.000 personas así como el Hospital Mohammed Al Durra y el especializado en Salud Mental. Del mismo modo, el Ministerio de Salud en Gaza no cuenta con combustible para poder suministrarlo a sus centros de salud. La media de horas de electricidad de la que dispone en la Franja ahora mismo es de no más de ocho horas al día. Este aumento, de las cuatro horas diarias desde marzo, se produjo a inicios de enero cuando la Autoridad Palestina restableció el pago de 50 megavatios a Israel, como principal proveedor de energía a la Franja. Esto no ha sido suficiente y Naciones Unidas ha realizado un llamamiento “desesperado” para que se financie la compra de combustible de emergencia con el objetivo de evitar “una catástrofe humanitaria”.

En 2018, calcula la Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas en Palestina, se necesitan 6.5 millones de dólares para la compra de 7.7 millones de litros de combustible, el mínimo necesario para evitar el colapso de los servicios. La cantidad anual de combustible necesario para un funcionamiento a pleno rendimiento de las infraestructuras básicas es de 1.4 millones de litros mensuales o lo que es lo mismo 10 millones de dólares anuales. Ahora mismo están riesgo servicios de emergencias y diagnóstico, como resonancias, ecografías y radiografías. También las unidades de cuidados intensivos y salas de cirugía de 13 hospitales públicos.

Llamada de emergencia de UHWC

En este sentido, la socia de Paz con Dignidad en la Franja de Gaza, Union of Health Work Committees (UHWC) dedicada a la provisión de servicios médicos también, continúa su labor bajo el lema “Proveyendo servicios de salud para cualquiera que lo necesite” pero sufriendo de manera directa e indirecta la grave situación humanitaria de la Franja. El propio bloqueo de hace más de 10 años y  la crisis energética que implica la dependencia de combustible ha supuesto una sobrecarga económica para la entidad. Esto sumado a que se atiende a población altamente vulnerable, en muchas ocasiones de manera gratuita gracias en parte a los proyectos de acción humanitaria de donantes, entre otros, del Estado Español y a que se prevé un aumento de la atención a población sin recursos, en su mayoría refugiada pone a la entidad sobre las cuerdas en su estabilidad económica. El cierre de hospitales y la reducción de servicios en centros de salud públicos junto con la incertidumbre de que se hagan efectivos los recortes de Estados Unidos a UNRWA, hacen prever a la dirección de UHWC que sus  instalaciones recibirán un mayor número de pacientes a los que éticamente y por su compromiso con las comunidades de base atenderán de manera gratuita.

Appeal UHWC_GazaStrip

Apoyo desde Paz con Dignidad

En este contexto comenzó en noviembre de 2017 la intervención “Mejorar la capacidad de respuesta en situaciones de emergencia del Hospital Al Awda en la zona norte de la Franja de Gaza” financiado por la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo. Según UHWC, este proyecto ha llegado en un momento crucial para apoyar la resiliencia de las comunidades y del propio hospital. El proyecto contempla la actualización del Plan de Emergencia del Hospital, formación en primeros auxilios y atención al parto en situaciones de emergencia para voluntarios y voluntarias de la zona de influencia del Hospital así como provisión de servicios en los departamentos de urgencias y maternidad a través de la adquisición de medicinas, material médico y combustible necesario para ello.

Este proyecto se enmarca en una línea de trabajo constante de UHWC por prepararse ante cualquier imprevisto, sobre todo ante agresiones militares israelíes donde el número de personas heridas se dispara. No en vano, desde el reconocimiento de Donald Trump de Jerusalén como capital de Israel se han sucedido las protestas, al inicio casi diarias y en estos momentos los viernes de cada semana. El Hospital Al Awda ha atendido a más de medio centenar de heridos en tan sólo el mes de diciembre.

En la zona sur de la Franja de Gaza, otra de las áreas más expuestas a continuas agresiones israelíes y más empobrecida, los fondos de la Diputación de Bizkaia permitirán que en breve comience a funcionar el dispositivo de radiología, hasta ahora paralizado por la rotura de una de las piezas del anterior imposible de conseguir en el mercado gazatí y de importar debido a las restricciones israelíes de numerosas piezas médicas como de doble utilidad: civil y militar.

En este momento, el centro está poniendo a punto la sala de radiología para instalar el nuevo aparato que comenzará a funcionar en este mes, haciendo posible que personas refugiadas puedan acceder a una prueba diagnóstica básica para la detección de multitud de patologías.

Entradas Relacionadas

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres contactar con nosotros?